miércoles, 28 de julio de 2010

Reseñas a pie de foto realizadas por el autor

Paracaidista. Segovia 1959

La cigüeña está reencuadrada, habías muchas más cosas en el negativo, cogí el rincón nada más, lo aumenté, había que ver el cliché. Yo estaba sentado, preparado, durante mucho tiempo, quieto, si te movías volaban.




Carro con perro. Septiembre de 1956. Moral de Calatrava.

Allí es donde veraneábamos cuando no podíamos ir a la playa. Es muy interesante el encuadre, con el desenfoque del perro.





La moza del cántaro. Octubre de 1957. San Martín de Valdeiglesias

Premio en Londres. Me gusta el título, lo utilizó Lope de Vega en un libro, y Cervantes también uso el término.





La gallina en su casa: Turégano, Segovia, 12 de abril de 1959

Se subió a la puerta y pensé que tenía gracia.







Paisaje moderno: 1960

Amapolas y carretera arriba. Así fue premiada en la Real Sociedad Fotográfica, en el año 1960.






¡Alto!: Ávila 1959

La hice el mismo día que la foto “Paisaje clásico”. Íbamos con la Fotográfica de excursión, pasaron muchos por delante del árbol y no la hicieron, el secretario, el presidente y yo pensamos: ¡Coño qué foto! Parece una persona. Y al final la hicimos los tres; el secretario la amplió para un concurso; yo no lo hice por eso, pero han transcurrido 30 años y vuelve a ser como inédita para mí. La amplié a 30X40 cm.





Paisaje clásico. 10 de mayo de 1959

Es bonita, pero difícil de hacer, si no tienes un poco de altura, un puente o algo, no hay quien la haga encuadrando los tres chopos, desde abajo. Vi un puente a nivel de los chopos; relativamente lejano, y esa fue la solución.








Las encajeritas manchegas: Agosto/ septiembre 1956

No se hace comentario porque la puesta en escena es evidente.






Labrantío. Brihuega A






Labrantío. Brihuega B


Vimos esto recién labrado. Todos hicimos fotos pero no sé, nadie la amplió, estaba este señor ahí de blanco, y luego hice una segunda y ya no estaba, había otra persona con chaqueta negra, que no hacía el mismo efecto. Cuando entregué los clichés di el bueno, el primero; tenia que haberles entregado el segundo que era igual y no se hubieran enterado… Había que entregar el negativo de la foto premiada, en el Ministerio de Agricultura. Está hecha desde la balconada de una iglesia de Brihuega.






Guardia civil de Verbena: Agosto 1958

Tiene su intención, precisamente porque no se podía hacer este tipo de fotos, pero tenía su gracia. Antes la guardia civil era una cosa muy seria. No podía publicarla, con la dictadura de Franco me podían haber castigado o incluso fusilado dependiendo en qué momento. Ya solo el título era un delito. Evidentemente ellos no se enteraron de que les hice la foto. No podía enviarla ni a los concursos sociales de la Asociación. Fue hecha en Monte Igueldo, en San Sebastián.







Futuros campeones: Domingo 16 de marzo de 1958

Esta tiene su anécdota, la hice en el año 59. Esto es lo que hacíamos de pequeños para señalar la portería, colocábamos lo que fuera. Y coño, ví mi infancia. Tiene mucho encanto.
La expuse en los salones y no me enteré ni de los premios, si los hubo ¡y a los 30 años me la premiaron! cuando la rescaté para la Exposición en Guadalajara de 2002. Me enviaron 225 € es decir ¡37.437 Ptas. si no me equivoco! Cuando hice la foto, decir futuros campeones no significaba nada, pero ahora ese título es acordarse de gente que no era nada y llega a ser millonario, como los futbolista del Madrid, por ejemplo.







¡Qué va a llover! 1957

Ví la nube, y que la niña iba corriendo, y le grité ¡Que va a llover! Es una instantánea.






En el Palacio destruido de Boadilla del Monte. 1961

Son pastores, o mendigos. Es el palacio de Boadilla del Monte cuando estaba destrozado por la guerra. Me encanta esta foto porque también retrata el momento histórico. En esta salida íbamos casi todos los de la Fotográfica, pero solo yo hice esta foto en concreto. Es una foto encantadora, formidable. Tofiño me regaló el marco y me dijo que me lo regalaba porque era muy buena foto. Ahora se hacen revelados mejores pero es muy buena.






Pedro Bernardo. Enero 1960

Es un pueblo delicioso, ver las casas, como ponían las cosas a secar, era genial para fotografiar. Ya estará transformado. Yo estuve varias veces ahí.







Un descanso en la faena. Agosto 1956

Me gusta mucho esta foto, estaba de pie y se sentó a descansar, usaban trillo, que a mi me encantaba montarme en él de chico. Aquí me gustan los artefactos de labranza y ver el papel que juegan en la composición de la fotografía, con su forma. Ya no existe ni se usan…





Castilla. 10 de mayo de 1959 Murallas de Ávila.

Paseo de los curas delante de las murallas de Ávila. Sólo las murallas sería una postal, pero con ellos delante ya es otra visión. Además aquí hay “mano de gato”, que llamábamos, porque el cielo estaba azul perfecto y por tanto salía blanco, plano, y requería más tragedia para sugerir más. Por eso el cielo lo hice yo, con un tapado. Como el negativo estaba quemado y me gustaba más con nubes lo hice a mi manera. La muralla representa siempre una guerra, una fortaleza. Ví e intuí la foto enseguida. Unas fotos las ves claras, a veces las tenía pensadas y otras veces las ves sobre la marcha, y de repente piensas: “esta es la fotografía”.
Se denominaba manos de gato a los “manitas”. Yo iba aprendiendo. Era una época que no había nada de nada. Recibíamos consejos geniales como que no compráramos nada para filtrar el hiposulfito y el revelador, y que usáramos una manga de café, una para el revelador y otra para el fijador. Según proyectaba iba tapando para que no se quemaran las murallas, requería esa tragedia, si no con el cielo tan plano era como una postal.





Gitanillas. 1959



Están en la casa del cura, ví la cruz al fondo, el contraste, la miseria al lado del cura que vivía mejor que nadie… hay cierta intención de denuncia en esta foto, pero al final, mostrábamos simplemente como vivía mucha gente, la realidad.





Con el culo al aire. Agosto 1958. Irún.


Llamó la atención muchísimo. Todo el mundo se sonríe al verla. Esta fotografía no puede ser más espontánea, el perro es el único que mira a la cámara. Está hecha en casa de los tíos de Mari, mi mujer. Esta fotografía está en Nueva York porque es la preferida de la mujer de un profesor en una universidad de EEUU, oriundo de Ponferrada.





Aparición. Octubre 1959

Estaba yo componiendo para hacer ya la foto de los dos chicos. De pronto aparece al fondo esta niña, cuando voy a disparar, y dije, “¡Coño, esta es la fotografía! Por eso se titula “Aparición”. Hay un juego de luz, si no, no diría gran cosa. Me la premiaron en la Asociación con un premio Négtor.




Caperucitas Blancas. Junio 1960

Realizada en la Casa de Campo de Madrid, con la Rollei. Fue primer premio del Ministerio o Dirección general de agricultura de la época.




La noticia: Junio 1956

Estábamos esperando unos colegas y yo una noticia de EEUU acerca de la dictadura de Franco, pero nada de nada… “El Sol” era el periódico que salía por la mañana y “La Voz” salía por las noches. Habíamos salido a hacer fotos por la noche, y compramos la prensa al chico que pasaba, que gritaba “La Voa la Voa!” en lugar de La voz. Les ví así leyendo y les dije, “seguid así, que me gusta”.




Curiosa. Octubre de 1957. Getafe.

Yo pasaba por allí y la ví así, ví a su madre lejos, y pensé, “Esta es la foto estupenda”. La chica está en su casa, con la madre desenfocada al fondo, capté el momento, la madre no me vio…Esta foto ya está hecha con la Kónica de 35 mm.






Niño mirando con extrañeza. Octubre 1960. Caño Roto.

Este chico, creía que la Rollei era una caja, no sabía que era una cámara. Yo me fijé sobre todo en el jersey y en su textura.





Alumna pakistaní. 5 febrero de 1959



Se acaricia el pelo, era muy bonita. Me lo pidió ella después de ver la del chico negro en “Lección de matemáticas”. Ella posaba como quería pero después conseguí hacerlo yo a mi gusto.





Dos generaciones. 29 octubre de 1961

Premiada con un accésit en un certamen internacional de Négtor.




Fotografía familiar. Julio 1952 Moral de Calatrava, Ciudad Real.

Está retocada porque perdí el cliché. Esta foto no es un instante, es posada. Yo les dije que se sentaran allí. La hice para mí, como un retrato familiar, nadie mira a la máquina excepto las dos de la izquierda. Cuando la revelé pensé que era digna de salones, una foto extraordinaria, además el cielo era precioso. Sigue viva Cecilia, de 89 años. Mucha gente asocia esta foto a los personajes del Costumbrismo de Goya. Creo que está hecha con una máquina prestada; yo no tenía cámara buena en esa época, el año 52. Hasta el 56 no compré la Rollei.





Autorretrato. 1959

La imagen está deformada. Había unos aparatos eléctricos para esmaltar, con una plancha cóncava y convexa. La estaba lavando, me vi reflejado y me dije: “Esto es una fotografía. Aquí está mi retrato, soy yo pero no soy yo”. A ver quien me conoce a mí ahí, me salía el pelo de la frente… “Lo de que me salía el pelo casi en la frente, me refería a los 20 años”. Me gusta, es muy natural. Puse la plancha en la ventana e hice la foto, me encantó verme así. No es una inspiración de nada, es una iniciativa propia. Me gustaba hacer siluetas, cosas raras, experimentales…






Silueta de Roldán. 1938-39

Imagen 3ª línea, 3ª columna. Una silueta, un retrato en silueta. Sin saberlo, hacía unos planteamientos modernos, innovadores. Es una foto muy antigua con posee de una gran modernidad.




Paula. Mayo 1965



En el libro Trasmundo también aparece esta foto de mi suegra, Paula, que no vorque tuvo el sarampión y le atacó la vista. Estaba oyendo una novela en la radio. Fui a por el trípode, monté todo delante de ella y no se enteró de nada, pero la ví ahí en el salón y me pareció una buena fotografía. Parece que mira a la cámara, pero solo me oía, tenía una posición muy fotográfica.






La niña de la lechera. 1950


Esta fue preparada: Originariamente eran tres chicas, una de ellas llevaba la lechera, y les pedí que me dejaran hacerle una foto solo a ella. Luego les hice a las tres juntas y se las regalé. Se utilizó para la portada del libro “Trasmundo”, del Instituto de Estudios Bercianos que trata de temas de Ponferrada. Muchas veces juego con la profundidad de campo y desenfoco el segundo término, ya que es importante focalizar la atención en lo que importa.





Lección de matemáticas: Abril 1958

Donde la mandaba era primer premio, llamó mucho la atención. Fue realizada en el Instituto Nacional de Artes Gráficas. Todo el mundo se cree que era un profesor, pero era un alumno. A los negros no se les hacía fotografías, era como reírse de ellos. Yo le hice cuatro, con su permiso. Era una cámara muy antigua de placas de la Escuela, puse dos focos de 850 w y tiene una exposición de 8 segundos, ¡8 segundos y él no se movió en todo ese tiempo! y salió bien. Ví una foto de Massats, que llevó a una exposición con un desenfoque en primer término. Yo por entonces pensaba que sólo se podía hacer en segundo término, y esta fue la primera foto que hice de estas características. Enfoqué al modelo que estaba más distante. Pronto me di cuenta, viendo exposiciones que la fotografía es todo, y que todo se puede hacer.

Vicente Nieto Canedo
Socio de la Real Sociedad Fotográfica desde los años 50
Miembro de La Colmena, integrado en La Escuela de Madrid